Hacia nuestra verdadera identidad. Astrología y vínculos

Alejandro Christian Luna y Vanesa Maiorana
Publicado en Revista Uno Mismo. Septiembre 2014

Podés leer la nota completa haciendo click aquí: Hacia nuestra verdadera identidad

Extracto:

A lo largo de la vida construimos diferentes tipos de vínculo con los demás. Primero aparece la madre, con quien el vínculo es indiferenciado desde que estamos en su vientre hasta pasados unos cuantos meses de haber nacido, es decir, no podemos definir los límites que nos separan de ella. En la primera infancia aparecen las personas que integran nuestro núcleo más cercano: padre, hermanos, abuelos, alguna niñera, tíos, etc. Luego se agregan las maestras y los pares cuando empezamos a ir al jardín de infantes y a la escuela. A medida que vamos creciendo, nos vamos abriendo a nuevos vínculos y aparecen entonces los amigos, las parejas, los compañeros de escuela o de trabajo, etc. Nuestra vida está repleta de vínculos a través de los cuales nos desarrollamos. La carta natal es un mapa de nuestras energías, que se manifiestan de determinadas maneras en los vínculos.

Una carta natal está dividida en áreas de experiencia que denominamos “casas”. Así, por ejemplo, en las casas IV y X estará representado el vínculo con madre y padre, en la casa V el vínculo con los hijos o amantes, en la casa VII el vínculo con pareja y socios, en la casa XI los amigos, etc.

En esta oportunidad, vamos a profundizar en las casas IV y X, I (Ascendente) y VII (Descendente), en los que vemos reflejados los vínculos parentales y de pareja.

No está permitido copiar o reproducir esta nota sin permiso de los autores.
Si deseas compartir este artículo, por favor incluye el link a esta página. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *