Testimonios de egresados

Estos son algunos de los testimonios de nuestros egresados de la Formación presencial de tres años: 

Estudiar astrología con Ale y Vane ha sido una experiencia muy importante y transformadora, con ellos aprendemos con la cabeza, el cuerpo y los sentidos, internalizamos los conceptos más complejos de una manera lúdica.
Cuando comenzamos a “pensar desde la astrología”, todo cambia, se deja de lado el dedo acusador y empezamos a asumirnos como creadores de nuestros actos y comprendemos definitivamente que “somos en vínculo”
A lo largo de los 3 años compartidos nos hemos encontrado, todos y cada uno de nosotros, con nuestras sombras y descubrimos lugares luminosos que no creíamos tener, todo con mucho respeto, afecto y una gran contención de todo el grupo en general.
Muchas gracias Ale y Vane por transmitirnos la pasión por la astrología y por haber puesto tanto de Uds en cada clase.
María Mariezcurrena (egresada 2017)
mabemare@hotmail.com
Cel. 15.5051.8666


Hace tres años, realmente sabía muy poco de lo que era Astrología. Claro, conocía los signos, el horóscopo e incluso me había hecho una carta natal. Pero más allá de eso, mi idea realmente era muy limitada. De hecho, todavía me acuerdo que antes de anotarme, revise el programa un par de veces para tratar de mapear un poco lo que iba a aprender. Y también para chequear si esta formación tenía algo de lo que estaba buscando.
Pues bien, es la hora de decir que mis expectativas se vieron más que superadas. Al respecto, me gustaría ahora citar lo que una vez le escuche decir a un profesor en la Universidad. En una clase, él dijo: “tu curriculum dice mucho menos de lo que realmente podés ofrecer”. Y eso fue lo que pasó acá.
Ofrecieron y tomamos mucho más de lo que pude leer en ese papel en febrero del 2016. Para ser honesto, todo lo que estaba en el programa, lo que tiene que ver con los conceptos que llamamos teóricos, lo recibimos. De hecho, la idea central de toda formación está en la transmisión de un paquete de datos. Y eso acá se logró de manera impecable.
Ahora, el plus que encontramos (creo yo) vino por otro lado. Y tiene que ver con la educación en un tipo de mirada diferente sobre las cosas. Una mirada más sensible de la realidad, dónde la clave está en la exploración del mapa individual en diálogo con un planisferio más grande, más abarcador y, por lo tanto, más complejo. Estoy hablando de la trama vincular. Entonces la astrología que aprendimos no fue sólo una herramienta para analizar la suma de aspectos que vemos en una carta, la disposición de los planetas o lo que fuere. También se manifestó como un arte que vamos haciendo para pensarnos de una forma nueva. Claro está, para que ese arte se mantuviera vivo y construya sentido, entre otras cosas fue necesario un grupo dónde se materializara lo que íbamos aprendiendo. Y vaya si lo tuvimos.
En ese sentido, tanto profesores como compañeros fueron un enorme regalo. Desde Ale y Vane, la propuesta siempre fue clara. Sostener con generosidad, alegría, respeto y paciencia cada una de las clases. No buscar el crecimiento del ego personal, separado del todo. Abrir el juego y orientar la vista hacia la reconciliación con lo invisible de cada uno. 
Y desde nuestro lado, la cuestión fue cómo asumimos este aprendizaje con el estilo propio de cada uno. Claro, acá es donde la cosa se puso más que interesante. Porque el viaje personal se ensambló con el viaje de los otros, y eso nos obligó a descubrirnos juntos en un mismo itinerario. Y si bien es cierto que el trabajo es siempre individual, y que cada uno debe hacer lo propio, no es menos cierto que el camino es más llevadero si se hace acompañado y si se comparte un mismo lenguaje. Nobleza obliga, hay que decir que no todo fue color de rosa y que hubo momentos bastante difíciles entre nosotros. Pero por fortuna, o simplemente porque aprendimos a estar más dispuestos, los conflictos que se presentaron los pudimos sortear. Así, si crecí, fue porque crecimos. 
Si ví, fue porque pudimos ver. Si aprendí, fue porque aprendimos. Lo que me lleva a la siguiente síntesis de nosotros. En estos tres años fuimos tan leo – acuario, que todos éramos el corazón del grupo porque el verdadero corazón fue el grupo mismo. Llegado a este punto, no quisiera ser injusto con los que pasaron en algún momento por la formación, porque ellos de alguna manera también forman parte de esto. Pero sí quiero ser honesto con los que estamos hoy acá, de este lado.
Y me es imposible pensar en nuestro grupo: Sin la alegría geminiana de Caro, sin la confianza sagitariana de Lu, sin las ocurrencias acuarianas de Gon, sin la simpleza canceriana de Pau Kenisberg, sin la franqueza ariana de Nati, sin la estructura capricorniana Pau Pangallo. De todos ellos, me llevo algo. Como también espero que cada uno se lleve algo de mí. Ese es un poco mi balance.
Y sí, es cierto lo que dice Tonny Stark en el tráiler de la peli “Vengadores 4 – Final del juego”. Parte del viaje es el final. Y este viaje de tres años está terminando hoy. Pero también yo le creo a Saramago, cuando dice que el viaje no termina jamás. Que solo los viajeros lo hacen. Y que el objetivo final del viaje es sólo el inicio de otro viaje. Así que feliz viaje para todos nosotros.
* Este texto fue parte del discurso en la entrega de diplomas 2018.
Patricio Salvadores (egresado 2018)
psalvadores@gmail.com
Cel. 11.6856.7258


Sería injusto decir que estuve tres años en una formación. 
Lo que sucedió desde que comencé hasta que terminé con Ale y Vane en Columbia fueron tres años de  TRANSFORMACIÓN.
Uno comienza una carrera pensando en libros, contenidos teóricos e información (al menos yo Geminiana) . Y me encontré con una forma no sólo de abordar la cursada sino de abordar la vida. Permitiéndome sentir las energías que me atraviesan, descubrirlas en mí y en otros a través de observar todos los niveles de mi ser. Aprendí a vivir la astrología en cuerpo , mente , emociones y alma.
Y ese aprendizaje me habilitó a conocerme mucho mejor , a descubrirme y a valorarme mucho más. Desde esa base, el servicio al otro , al consultante – experiencia que viene de ahora en más –  no puede ser más que desde la generosidad, apertura y empatía .
Gracias por enseñarme a «AstroVivir»… Desde chiquita que sueño con esto y haberlo logrado luego de varios intentos es una confirmación de que elegirlos fue un gran acierto.
❤
Carolina Gonzalez Portino (egresada 2018)
Web: www.carogplifecoach.com
Mail: carolina@carogplifecoach.com
FB , Twitter , IG @carogplifecoach
YouTube y Soundcloud: Caro GP Life Coach.


Pensar, sentir vivir la astrologia como un estilo de vida.
Ampliar la mirada, trabajar en conjunto, integrar a mi historia propia empoderamiento, con cada módulo, cada experiencia compartida.
Ampliar la conciencia al ritmo de la melodía del zodiaco.
Me llevo más que aspectos, ciclos e interconexiones planetarias.
Me llevo un grupo que marco un antes y después en la forma de ver el mundo y vivir la astrologia.
Agradecida a Vanesa y Alejandro por poner a nuestro servicio todo lo que saben y todo lo que son.❣❣❣
Melina Herrera (egresada 2017)
Facebook Mel astrologia tarot, Instagram @melastrologia,
Ws. cel 15.6816.6093


Tratando de recordar como me sentí en el primer año, lo primero que me viene al recuerdo es la diferencia que sentí en cuanto a la seriedad y compromiso con que se tomaban las cosas ustedes. No digo que donde estudié antes no fuera así, pero acá encontré una profesionalidad que realmente necesitaba, y ya desde el aprendizaje de los planetas por ejes todo cambio para mí. Me di cuenta que era lo que andaba buscando, y eso no me pasa todos los días.
El segundo año fue para mí de profundización de conceptos y algo de práctica, me costaba (y me cuesta) cuando había que ponerle el cuerpo. Siempre fue mas fácil para mí que las cosas quedaran en el ámbito de la mente, y siendo sincero, no entendí en ese momento cuando trabajamos con la sombra. Recuerdo que me quedó una especie de sinsabor porque todos hablaban de lo revelador que era, y a mí me pasó desapercibido, como esos cuadros que todos admiran y uno lo mira mil veces sin entender el porqué. 
En el tercer año todo fue distinto. Fue un año muy significativo para mí, en el cual estuve muchísimo en contacto con la emocionalidad. Me pasaron muchas cosas que me sacudieron, y por supuesto todo acompañado por el proceso de la cursada, en el cual cada vez que me tocó abrirme lo hice gradualmente y en «dosis homeopáticas». Pero lo hice, y eso para mí fue un antes y un después.
Nunca antes había podido abrirme así, ni en grupos ni uno a uno. Creo que es lo que más me llevo: mi admiración a ustedes por lograr eso. No porque tengan la clave mágica para que suceda, sino por lograr, en base a confianza y la tranquilidad, que yo encontrara mi propia manera. Seguramente me faltan mil vueltas de tuerca, pero al menos ya empecé a girar…
Y finalmente, el último mes de la cursada cuando volvimos a hacer el trabajo con la sombra, lo pude entender. Tuvo que pasar un año y medio, pero fue un click muy grande y creo que es un resumen de estos tres años de aprendizaje. Todo llega cuando tiene que llegar.
Los quiero y respeto y admiro, y lo mejor de todo, de manera terrenal.
Gonzalo Diego Campos (egresado 2018)
gdcampos@gmail.com
Cel. 11.4178.7960